Tú eliges: la psicología de las elecciones del jugador en los videojuegos

Los videojuegos tienen que ver con la elección. Ya sean, obviamente, juegos de rol basados en decisiones, novelas visuales, videojuegos online o incluso títulos más lineales como los shooter clásicos, los gamers están tomando decisiones constantemente. ¡A veces, la gran decisión del día es a qué jugar!

En este artículo queremos analizar cómo y por qué las personas toman esas decisiones.

Si eres un desarrollador de juegos y estás pensando en tu próxima creación, tal vez esto te ayude. Si te estás preguntando qué juego comprar, este artículo también puede ofrecerte información para hacer esa elección. Pero, sobre todo, saber más sobre la naturaleza humana es divertido y ¿quién no siente curiosidad?

De hecho, existen varias investigaciones académicas dedicadas a este tema, y compartiremos algunas de las conclusiones aquí (al menos de aquellos artículos de libre acceso). Así que mi tarea de hoy es un poco diferente: me enfocaré en aportar una visión más personal sobre el tema, con el conocimiento y la experiencia adquiridos a lo largo de toda una vida jugando.

Este es un tema profundamente personal para mí. Ha sido motivo de innumerables discusiones y debates con amigos, colegas y, a veces, perfectos desconocidos. He pasado mucho más tiempo del recomendable reflexionando sobre las decisiones que he tomado en los juegos y sobre las decisiones que desearía poder tomar.

Me enamoré de los videojuegos cuando tenía unos seis o siete años, con Digby the Dog de Shelley Duvall. A medida que crecía, pasaba horas esperando a que mis juegos Flash se cargaran, a través de la conexión telefónica. He vuelto a pasarme juegos enteros para obtener el final que quería, y he gastado demasiado dinero en Warframe. He jugado casi 12.000 horas de juegos de Steam en los últimos 12 años. Esto me coloca entre el top del 0,02% de las personas, en lo que respecta a las horas dedicadas a videojuegos, y eso solo si contamos los juegos de Steam. 

Si soy sincero, también me gustaría saber por qué estoy haciendo todo esto.

Por qué jugamos y cómo elegimos qué jugar

¿La respuesta corta? Porque es divertido, y jugamos a lo que creemos que es divertido, pero esa no es una respuesta del todo satisfactoria.

Los excelentes investigadores de Try Evidence y Quantic Foundry han reunido algunas respuestas más concretas (yo añadí la parte sobre la expresión de la creatividad):

La tabla de la imagen de arriba muestra un desglose de las motivaciones más habituales que nos llevan a jugar, con bastante detalle. Los juegos nos ofrecen formas de sentirnos realizados, satisfacer nuestra curiosidad o socializar con personas online, y elegimos juegos en función de lo que creemos que satisfará nuestros gustos particulares. ¿Quieres formar parte de una gran historia y vivir la vida siendo otra persona por un rato? Un juego de rol podría ser lo tuyo. ¿Quieres pasar el rato con amigos e, idealmente, aplastarlos al competir? Los juegos de fiesta y los juegos de disparos online se hicieron para esto. (Es preferible que juegues con una VPN para PS5, Xbox o PC para ayudarte a mantenerte a salvo, y puedes aprovechar una VPN con prueba gratis).

El tema se complica, porque todos priorizamos cosas diferentes. Algunas personas pueden pasar por alto una mala narrativa si el juego es bueno, y viceversa. Además, las prioridades de los gamers cambiarán según su estado de ánimo: si tienen energía, pueden optar por algo competitivo – al menos, así me sucede a mí. De hecho, no solo los juegos competitivos necesitan más energía, sino también aquellos con historias realmente intensas y emotivas. También se disfrutan mejor con la menor cantidad de distracciones posible.

Si un gamer tiene menos energía, puede construir una granja en uno de esos lindos juegos de simulación. O pueden jugar un MMO como The Elder Scrolls Online, un MMO-lite como Warframe, un juego de supervivencia, o algo tan esotérico como Shoppe Keep o Power Wash Simulator.

Estas preferencias que dependen del estado de ánimo pueden explicar por qué algunos juegos aparentemente buenos reciben críticas extrañamente poco halagadoras de los jugadores. A veces es porque esperaban que un juego satisficiera su “necesidad motivacional” en un momento dado, y no dio en el blanco.

No existe una experiencia de juego universal.

También hay motivos más generales por los que la gente juega. Esas motivaciones individuales antes mencionadas usualmente se suman a una razón más grande y general, que también dependerá completamente del gamer individual. Los gamers también pueden tener más de una de estas razones. El aburrimiento es grande, por supuesto: seguramente el deseo de entretenimiento sea la razón principal para jugar videojuegos. El escapismo es otro. Para otros, los juegos son una forma de terapia. 

Los videojuegos pueden ser una válvula de escape para las frustraciones de la vida cotidiana, ofreciendo un espacio para que explores tus sentimientos desde una perspectiva casi externa. Un ejemplo son los juegos con historias profundas y convincentes que pueden ayudarte a “salirte de tus pensamientos”, por así decirlo. Otro ejemplo proviene del mundo de la medicina, donde se ha estado utilizando la realidad virtual para tratar el trastorno de estrés postraumático y otros problemas neurológicos.

En mi caso, tengo TDAH severo y no siempre me resulta fácil conectar con la gente. También necesito de estimulación mental constante para mantener mi cerebro feliz, y es mejor cuando se trata de una actividad que ocupa mi mente y mis manos en igual medida. Incluso estoy considerando comprar pedales para tener controles adicionales y no rebotar tanto las piernas.

Jugar ayuda con ambas cosas. Tengo la oportunidad de socializar con personas que comparten mi pasatiempo, y ayuda a evitar que mi cerebro implosione cuando no estoy trabajando o con mi esposa. Jugar en solitario es algo que puedo hacer mientras veo un programa de televisión en segundo plano, y así es como abordo mis retrasos en la televisión, al mismo tiempo que juego.

Ten en cuenta que si los escritores no tuviéramos problemas, no disfrutarías tanto de nuestro trabajo.

Después de que hayas descubierto lo que quieres jugar (y en mi caso, cuál es tu problema), es hora de jugar. Aquí es donde terminamos tomando aún más decisiones. 

Las opciones en los juegos basados en historias

Cuando los gamers modernos escuchan “juego basado en elecciones” quizá piensen en algo como Mass Effect, Dragon Age o la serie The Witcher. Podrían pensar en un juego de rol de estilo más clásico como Undertale, Disco Elysium, Baldur’s Gate 3 o un título mucho, mucho más antiguo. Otros podrían pensar en Life Is Strange, Detroit: Become Human o una de las creaciones de Telltale Games.

Y esas opciones son correctas. Sin embargo, todo comenzó con juegos de aventuras basados en texto como Zork. Al principio, estos eran juegos en los que literalmente se jugaba usando una interfaz de línea de comandos. El juego te decía lo que estaba pasando, y todo consistía en escribir tu elección.

Estas opciones solían ser tan simples como “ir al este” o “recoger la espada”, pero los juegos generalmente estaban diseñados para ser difíciles. Incluso las acciones más simples tenían peso y podían ser la diferencia entre el éxito y una pantalla de “game over”.

A medida que los juegos avanzaban, con controles cada vez más intuitivos y toda la acción visual, la naturaleza de los juegos basados en elecciones evolucionó. Fue entonces cuando empezamos a ver que más historias se desarrollaban de forma diferente en función del diálogo, o en función de a quién decidías ayudar o cómo completabas tus objetivos. Algunos juegos incluso tenían campañas muy diferentes para jugar en función de las elecciones realizadas al comienzo del juego. Esto fue cuando los sistemas basados en la elección comenzaron a centrarse en gran medida en la moralidad.

Muchos juegos de rol comenzaron a incluir un sistema que contaba tus buenas y malas acciones, y te daba un final diferente según el resultado. Puedes elegir ser un héroe o un villano, y luego jugar en consecuencia.

Lo curioso es que, para muchas personas, esto es casi una ilusión de elección, o una elección falsa. ¿Por qué? Porque todas las estadísticas indican que la gran mayoría de las personas elegirán hacer cosas buenas en el juego cuando sea una opción. Claro, es posible que pases horas enviando personas, monstruos y robots para conocer a sus diversos creadores, pero entristecer a un NPC favorito puede arruinar por completo tu día. (Nota al margen: existe una tendencia en el desarrollo de juegos que consiste en dar a los jugadores ciertas opciones que en realidad no importan en absoluto. Es algo muy molesto).

Incluso entre aquellos que juegan con el rol de “villano” o de “renegado”, por lo general lo hacen después de jugar como héroe.

Anteriormente mencioné que he vuelto a pasarme un juego completo para obtener el final que quiero. Esto no es tan raro como se podría pensar, y los juegos con una gran dependencia de las elecciones a menudo hacen que toda su comunidad busque formas de obtener el “mejor” final y discuta qué finales prefieren. Supongo que esto se debe a que a la mayoría nos encantan los finales felices.

En última instancia, la moralidad o las tendencias propias en un videojuego (especialmente de los que son para un solo jugador) a menudo cambian con tu estado de ánimo. A menudo tienen menos que ver con cómo actúas en la vida real y más con cuánto has conectado con los personajes y el escenario.

Por ejemplo, aquí hay algunas estadísticas de Bioware sobre las elecciones realizadas por los jugadores en Mass Effect: Legendary Edition.

Un poco de contexto sobre esas estadísticas: el número superior habría estado más cerca del 90%, solo que muchos jugadores optaron por no salvar a la Reina Rachni controlada por los Reapers y conocida como “la Criadora”.

Por otro lado… la reportera en cuestión no es una amenaza para el protagonista, solo un poco desagradable, y está equivocada en todo lo que dice. Aun así, técnicamente es incorrecto darle un puñetazo. Gracias a algunas indicaciones de Renegade que solo están disponibles durante aproximadamente un segundo, puedes lanzar ese golpe en los tres juegos.

¿Ves? Flexibilidad. Pero la moralidad es solo un tipo de elección que puedes hacer en los juegos. 

Opciones en el estilo de juego

Cómo desarrollas tu personaje

Algunos de mis juegos favoritos ofrecen entre dos y una docena de formas diferentes de jugar. Sobre todo, esto se cumple en el caso de los mejores juegos de rol, que suelen ofrecer al menos tres opciones: sigilo, magia y cuerpo a cuerpo. La mayoría también tiene una clase de guardabosques, con arcos en algún lugar.

Así es el género fantástico. Luego hay juegos como Cyberpunk 2077 que ofrecen la posibilidad de jugar como un hacker, un artillero pesado, un ninja que lanza cuchillos o maneja katanas, un pistolero sigiloso, entre otros.

¿Y yo? Por lo general, termino probando todos. Soy así de obsesivo.

Los MMO online y otros juegos basados en clases hacen lo mismo, ofreciendo una amplia variedad de estilos de juego con la esperanza de atraer a más jugadores. Eso sí, no les importa que este sistema también fomente el juego prolongado: algunos creamos varios personajes para experimentar.

Un estilo de gaming mágico o hacker puede hacerte sentir poderoso y de otro mundo. Un estilo de gaming rápido y ruidoso, cuerpo a cuerpo y de artillero ofrecen una de las acciones más rápidas y el mayor espectáculo. Un estilo de gaming sigiloso es para jugadores a los que les gusta tomarse las cosas con calma, ser astutos y planificar sus ataques con cuidado.

Este marco basado en la elección para jugar a tu manera puede ofrecer un entretenimiento considerable incluso cuando no estás jugando, especialmente con los juegos más complicados. ¿Sabes qué es la theorycraft o build crafting en videojuegos? Es lo que sucede cuando pasas tiempo imaginando y construyendo al personaje en tu cabeza, examinando su potencial incluso antes de probarlo en el juego. Es lo más nerd de la historia, y me encanta.

Cuánto tiempo dedicas a la trama

Algunas personas prefieren terminar la historia principal lo más rápido posible y quieren seguir adelante lo más rápido posible. Como amante del contenido secundario, realmente no lo entiendo. Algunos juegos en realidad abren nuevas opciones en la historia principal si has pasado tiempo con el contenido secundario. Supongo que algunos solo quieren jugar todos los juegos.

Personalmente, trato de ser metódico a la hora de terminar todo el contenido secundario que realmente tiene una historia. Si realmente estoy disfrutando del mundo en el que estoy jugando, ¿por qué querría dejarlo tan pronto?

Por otro lado hay gamers que se saltan la mayor parte posible del juego mientras lo juegan a toda velocidad. Para ser justos, esa es una habilidad que ayuda a lograr récords mundiales, así que lo entiendo.

… ¿Juegas?

Una cosa divertida de los MMO: no todo el mundo los juega para realizar las misiones e incursiones entre sí. La mayoría de los jugadores lo hacen, pero algunos MMO permiten una gama aún más amplia de experiencias.

Algunas personas tienen un trabajo extra en el juego. Por ejemplo, pueden especializarse en la artesanía y pasar su tiempo online haciendo armaduras para otras personas. Es posible que lo vendan por la moneda del juego o por la moneda real en los mercados online. Ya sea si lo hacen por dinero en efectivo o por diversión, los emprendedores a menudo pasarán su tiempo de juego viviendo sus fantasías de magnate.

Hablando de fantasías, otros gamers pasan horas y horas literalmente jugando juegos de rol. Por ejemplo, se unen a un servidor solo para eso, y pasan horas hablando con otros gamers a través de texto o voz, e inventan sus propias historias en ese mundo. Puede que se vayan de aventura juntos, puede que no, no es necesariamente el objetivo de su juego.

Las opciones en juegos con varios personajes o personajes customizados

Esto se pone interesante. Los juegos te permiten elegir entre un conjunto de personajes prefabricados, o crear los tuyos propios, y esta opción proporciona más información de la que cabría esperar. Ahora, algunos de estos juegos tienen personajes prefabricados que vienen con bonificaciones e inconvenientes de juego específicos, que pueden relacionarse con tu estilo de juego. 

En los juegos en los que eso no importa, algunas personas eligen o crean personajes que se parecen mucho a ellos mismos, esto tiene una explicación bastante obvia. Otros prefieren jugar como cualquier persona o cosa que no se parezca a ellos. (¡Oh, mira, soy yo!) Otros toman sus decisiones basándose únicamente en la estética. Es lo que Mike Pondsmith, creador del sistema de rol Cyberpunk, llama “la regla de lo genial”: casi todo vale en el juego siempre que el resultado final valga la pena. ¿Subjetivo? Definitivamente.

¿Por qué querrías tener un personaje que no se parezca a ti? ¿No quiere todo el mundo ser el héroe, y que ese héroe se parezca exactamente a ellos? Aquí hay algunas estadísticas interesantes:

Esas estadísticas son de Quantic Foundry, un grupo de investigadores que, por lo visto, hacen las preguntas importantes. 

Preguntas como estas: ¿por qué hay tantos tipos jugando como mujeres?, ¿por qué creo casi exclusivamente personajes femeninos cuando me dan a elegir? En realidad, hay muchas respuestas posibles para esto. Pregunta en internet y verás que estas son las explicaciones más comunes:

    • Si vas a estar mirando a un personaje todo el día, debería coincidir con tus preferencias estéticas personales.
        • Estas no son las palabras que se suelen usar para explicar este punto, pero tenemos estándares profesionales que mantener.
        • Esta es la respuesta más común a esta pregunta, y no siempre debe tomarse al pie de la letra.
        • Dato curioso: las mujeres prefieren mayoritariamente jugar con personajes que se parezcan más a cómo se ven en la vida real. Aquellos que prefieren jugar a ser hombres a menudo también citan esta misma razón.
    • Los avatares y personajes femeninos a menudo tienen mejores opciones en lo que respecta a máscaras, atuendos y accesorios cosméticos.
        • Esta razón se relaciona con la “rule of cool” (hacer algo simplemente porque es genial), y a menudo también es citada por las jugadoras.

      En mi caso, las dos razones mencionadas anteriormente son bastante ciertas, pero no son las únicas. Para mí, todo se reduce a un simple hecho: una versión más empoderada de mí no se parece a un personaje de videojuego. Si realmente quiero desconectarme de la vida real y encarnar a otro personaje en otro mundo, no tengo que ser yo. Jugar como mujer es la forma más fácil de hacerlo.

      Otra razón interesante es que permite a las personas experimentar con otras identidades antes de hacerlo en el mundo real. No es raro que las personas no binarias y las mujeres trans cuenten que jugaron como mujeres durante mucho tiempo, antes de descubrir algunas cosas bastante importantes sobre sí mismas.

      ¿Significa eso que todos los que juegan como niñas quieren ser niñas? No. De hecho, hablemos de lo que significan las decisiones que tomas en los juegos.

      Lo que las decisiones que tomas en los juegos dicen sobre ti, si es que dicen algo

      Como indiqué anteriormente, el comportamiento de algunos gamers en el juego es una extensión de su comportamiento en la vida real. Otros usan los videojuegos como una oportunidad para actuar de una manera que nunca lo harían en la vida real.

      Para complicar aún más las cosas, cuando hablamos de elecciones narrativas hay una serie de razones que podrían llevarte a tomar la misma decisión. ¿Salvas a un personaje porque es lo correcto? ¿O porque evitará que otro personaje se enoje contigo? ¿O lo haces porque la misión te da una mejor recompensa por salvar a ese personaje de una perdición segura?

      Sin conocer tus motivaciones y hábitos de la vida real, es difícil saberlo.

      El único indicador fiable sobre tu carácter en la vida real, diría yo, son las elecciones que haces en los juegos online cuando eres relativamente anónimo. ¿Tratas a los demás con respeto, empatía y paciencia? ¿O te enfureces con ellos por el más mínimo error percibido?

      En lo personal, diría que está perfectamente bien enfurecerse con tus compañeros de equipo, en silencio y fuera de micrófono, si ninguno de ellos logra el objetivo. Eso está bien y es normal. Gritarles en el chat de voz real o escribir insultos a través de mensajes de texto no es una buena señal (por decirlo amablemente).

      ¿Existen demasiadas opciones en los videojuegos?

      Eso depende completamente de a quién le preguntes. Después de todo, la carga cognitiva y la parálisis de elección son cosas reales. Este es un pasatiempo en el que ya puede ser un poco difícil entrar, especialmente si no has jugado un montón de juegos antes. Y si has pasado la mayor parte de tu tiempo jugando COD, por ejemplo, entonces el árbol de habilidades en Path of Exile podría llevarte algún tiempo.

       El árbol de habilidades en Path of Exile
      Y estas son solo las habilidades “pasivas”. | Imagen cortesía de Fandom.com

      Para un gamer novato, eso puede parecer abrumador. ¿Por dónde empezar? ¿Cuáles de esas habilidades son buenas para tu personaje? ¿Cuáles, si los hay, deben evitarse?

      ¿Por qué tengo que leer una wiki para jugar?

      Algunas personas nunca se interesarán por este tipo de juego. Esto no quiere decir que juegos como COD no puedan ser complejos por derecho propio, claro que pueden. Es solo un tipo de complejidad muy diferente que tiene tanto que ver con la habilidad mecánica como con tu equipamiento. La complejidad de Path of Exile, por otro lado, implica un control profundo y granular sobre todos los aspectos de la construcción de tu personaje.

      Para algunos gamers esto es increíblemente satisfactorio; yo, personalmente, juego con otros videojuegos. Para algunos, el Super Mario original probablemente tenga suficientes opciones. Ve a la izquierda, ve a la derecha, salta sobre un goomba. Para otros, ningún juego es lo suficientemente complejo, aunque EVE Online se esfuerza mucho, mucho.

      Otro momento en el que puede haber demasiadas opciones es cuando los sistemas de juego se superponen demasiado, o las elecciones de la historia tienen poca diferencia entre ellas. Tanto en términos narrativos como mecánicos, las opciones que se ofrecen al jugador deben proporcionar diferencias significativas. Si tienes que elegir entre un objeto que ofrece un 0,02 % más de salud, o un 0,01 % más de salud y un 0,01 % más de daño, no es una elección: es un trabajo. ¿Qué pasa si una elección narrativa conduce a tal vez dos líneas adicionales de diálogo y no hay una diferencia real en la historia? Mejor hacer una película o algo así.

      Conclusión

      Las razones por las que jugamos de la manera en que lo hacemos varían mucho. En todo caso, la principal conclusión de esto es que las opciones en los juegos significan muy poco, a menos que también conozcas a la persona en cuestión y sus hábitos de vida real. ¡Pero ese es el punto!

      Los videojuegos nos dan formas de ser quienes queremos ser, ya sea una versión ligeramente mejor de nuestro yo de la vida real o de alguien completamente diferente. En última instancia, la transformación es temporal y, en gran medida, no es indicativa de la forma en que actuaremos en la vida real. La excepción a esto, por supuesto, son los juegos online. La forma en que tratas a los demás online suele ser al menos algo indicativo de cómo los tratarás fuera de la red.

Dejar un comentario

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con un asterisco (*).